Seguridad en viajes de negocios

No es raro que muchos emprendedores globales que se precian de ser viajeros experimentados cometan fallos sorprendentes de seguridad viaje tras viaje, poniendo en riesgo el resultado de la operación, información confidencial de la empresa, e incluso a sí mismos. Tanto el viaje de negocios como quien lo realiza son inversiones costosas y como tales deben protegerse: para ello presentamos una lista de aspectos que nunca deben pasarse por alto al viajar al exterior.

Preparativos:

Ten a mano siempre el número y la dirección de la embajada o delegación diplomática de tu país más cercana a la localidad donde viajes. En general, no debes contar con ayuda en caso de problemas, particularmente si has infringido la ley; en caso de robo o pérdida del pasaporte, la embajada puede emitir uno nuevo, pero difícilmente darán dinero para gastos de traslado y repatriación, para fianza judicial o defensa legal, o días adicionales de hotel; por ello es necesario contratar un buen seguro de viaje.

Familiarízate con las leyes, normativas, artículos permitidos por la aduana (particularmente al llevar muestras comerciales) y costumbres del país adonde vas: lo que constituye una infracción o comportamiento incívico no siempre está del todo claro para el viajero, para quien muchas veces tal infracción es perfectamente legal en su

lugar de origen, y en no pocas ocasiones los lugareños son los primeros en cometerlas, aunque eso no significa que puedas hacerlo tú. Por un lado, eres en cierto modo embajador de la marca de tu país, además de la de la de tu empresa; por otro, no es infrecuente en algunos sitios que las autoridades se aprovechen de una interpretación sesgada de la ley para extraer multas y/o sobornos a los viajeros.

Apréndete bien el mapa de la zona y el recorrido desde tu hotel hasta la oficina del cliente, recinto ferial, restaurantes cercanos etc, y usa el Google Street View para familiarizarte un poco más con el entorno. Nunca saques el mapa en público (no son pocos los viajeros habituales que lo hacen, a pesar de todas las advertencias), ni mires el callejero en el móvil mientras vas por la calle. Estudia también la zona adyacente al aeropuerto, particularmente hoteles, restaurantes y medios de transporte, por si surgen demoras o cancelación de tu vuelo de partida.

Aunque es cierto que muchos dispositivos no lo necesitan, y en todo caso los hoteles (cuidado, no todos y no siempre) suelen tener estos aparatos para los clientes, nunca está de más llevar un conversor de voltaje propio, cuyo funcionamiento hayas comprobado previamente y un adaptador universal de enchufe para diferentes clavijas. Conviene también un cargador solar, por si te hace falta para cargar la batería del móvil en cualquier momento (indispensable). Tampoco estará de más una linterna de bolsillo; hay modelos disponibles de llavero muy pequeños, potentes y recargables.

Sigue muy de cerca las noticias del lugar de destino: estado de las carreteras y/o huelgas de transporte, pronóstico del tiempo, alertas por fenómenos naturales o desastres, concentraciones masivas, festivales y eventos, protestas y/o disturbios locales. Este es otro de esos apartados aparentemente obvios que, por la razón que sea, algunos viajeros no le prestan la atención suficiente.

Limpia muy bien tu ordenador y teléfono móvil de cualquier información confidencial, y asegúrate de tener los antivirus, firewalls, etc., actualizados. No lleves más que los aparatos necesarios para trabajar. A fin de reducir riesgos, algunas empresas cuentan con ordenadores portátiles y/o móviles para uso exclusivo en viajes, en los cuales no se almacena información, o sólo la estrictamente necesaria; es una opción a considerar.

Si viajas a EEUU, recuerda usar los cerrojos para equipaje autorizados por la TSA, los cuales pueden abrir y cerrar sin causar daños al mismo, en caso de someter tu maleta a cualquier control de seguridad aleatorio.

Por último, antes de partir haz una lista de datos de contacto para llevar contigo en todo momento, preferiblemente con copia en otro lugar seguro y accesible, además de copias adicionales para tu familia y empresa:

Embajada de tu país

Línea aérea
Hotel / alojamiento
Agencia de alquiler de coches
Taxis oficiales
Entidad aseguradora de viaje
Centro de asistencia médica autorizado
Entidad emisora de tarjetas de crédito / cheques de viaje
Número de emergencias del área o región a la que vas
Datos de contacto del itinerario planificado: empresas que visitarás, centro de congresos, etc.

En el aeropuerto:

Cuidado con el uso del WiFi; en algunos lugares se han dado casos de timadores que instalan puntos de conectividad que no se diferencian de los legítimos, en sitios como aeropuertos, estaciones ferroviarias o de autobús, cafeterías, etc; al utilizar estos puntos no autorizados, cualquier información personal puede ser vista. Si vas a usar tu ordenador o tablet en la sala de espera del aeropuerto, asegúrate de estar utilizando la conexión oficial protegida, cuya dirección debe aparecer en los anuncios del aeropuerto; ante la duda, consulta con el personal. En todo caso, es preferible no utilizar estos aparatos a la vista de los demás; suelen ser el objetivo nº 1 de los amigos de lo ajeno en todas sus variantes.

Viaja lo más ligero de equipaje que puedas, y no dejes tus pertenencias desatendidas en ningún momento, ni permitas que nadie que no sea el personal debidamente identificado del aeropuerto las toque.

Infórmate en el consulado de tu país sobre como proceder en caso de que las autoridades locales requieran las claves de acceso para revisar los aparatos electrónicos, lo cual puede ocurrir en ocasiones en determinados lugares; notifica también a tu empresa antes de dar las claves.

Al llegar:

Ten localizado el punto de taxis oficiales del aeropuerto, y no permitas que te distraigan los taxistas-pirata. Alternativamente, puedes reservar sitio en un servicio de traslado al hotel en autobús para viajeros, lo cual es preferible a un conductor privado que anuncie tu nombre con un cartel; con frecuencia, los delincuentes empiezan por evaluar objetivos desde el aeropuerto.

Si alquilas un vehículo, deben darte instrucciones en la agencia sobre que hacer en caso de accidente o mal funcionamiento; tómate también un momento para familiarizarte con el funcionamiento de las ventanas, luces, cerrojos, etc., antes de salir del aparcamiento de la agencia.

En el hotel:

Un personal de recepción bien entrenado le mostrará el número de habitación al cliente, en lugar de mencionarlo en voz alta; si hacen esto, pide otra habitación. Nunca digas en voz alta tu nº de habitación, o el apellido con el que está hecha la reserva, simplemente muéstrale tu documentación a la persona encargada.

Aún en los alojamientos aparentemente menos expuestos (como los hoteles de precio alto en ciudades de elevada inseguridad), conviene averiguar si hay un guardia de seguridad del hotel 24 horas, y guardar el número de seguridad del hotel en tu móvil. Últimamente, como precaución adicional para viajeras solas en algunas grandes ciudades, ciertos hoteles ofrecen la opción de alojarse en espacios accesibles solo a mujeres.

Usa siempre la mirilla de la puerta y no abras a desconocidos. Si alguien toca a la puerta anunciándose como un empleado del hotel sin que hayas pedido nada, llama a la recepción para comprobarlo. Igualmente, si te pasan menús de comida rápida / a domicilio por debajo de la puerta, solicita información sobre el sitio a la recepción del hotel antes de llamar para pedir. Tampoco des ninguna información personal por teléfono en el caso de cualquier llamada de parte de la recepción (cosa que no deben pedir por teléfono); si recibes una llamada así, baja a la recepción para informarte personalmente.

Al navegar por Internet, recuerda las advertencias anteriores sobre la conectividad WiFi – ante la duda, consulta siempre en recepción. Limpia siempre el historial, cookies, contraseñas almacenadas, etc., tras cada uso, y no utilices ni guardes enlaces que no sean los estrictamente necesarios.

Desconéctate de las redes sociales: si eres de los que siente la necesidad imperiosa de presumir de viajes y aventuras por el mundo ante tu círculo virtual, al menos espera a llegar a tu casa para contarlo. Jamás publiques en que hotel te alojas, en que restaurante comerás, ni a que empresa o evento profesional asistirás, ni permitas comentarios de familia o amigos al respecto (puede pasar que las mejores prácticas de RRSS se den de bruces ante el ocasional amigo charlatán, terrorismo materno o filial, o una mezcla de todos): por mucho que controles la configuración de seguridad de tus perfiles, en realidad nunca sabes donde terminará cualquier información que difundas por esa vía, ni para que fines puede ser utilizada.

En la calle y en el trabajo

Lleva siempre contigo tus documentos adonde vayas: haz copias de todos (pasaporte, carnet de conducir, reserva de alquiler de coche, billete de vuelta, etc.), y guárdalas en un lugar seguro, pero separadas de los originales, así como una cantidad de dinero en efectivo para emergencias; en caso de cualquier eventualidad, las copias te serán útiles para reemplazar los originales. Algunos viajeros prefieren dejar documentos como el pasaporte en la caja fuerte del hotel, pero en ciertos países la ley requiere a los extranjeros llevar consigo el pasaporte visado en todo momento.

Presta la máxima atención a tu entorno. Aunque sea tu costumbre habitual, evita atender mensajes o llamadas al ir por la calle o utilizar el transporte público; estos hábitos difíciles de romper son los preferidos de los delincuentes.

En destinos de alto riesgo no te desvíes del itinerario trazado; es frecuente que las mejores zonas estén a la vuelta de la esquina de los barrios más desfavorecidos y con mayor índice de delincuencia. Asegúrate de utilizar los taxis oficiales – en algunos destinos es posible contratar taxis prepagados para evitar los timos al turista más habituales, como los recorridos mas largos de la cuenta o los taxímetros permanentemente averiados, o bien optar por un coche de alquiler con conductor.

Cuidado con los equipos, periféricos y pen drives que pongan a tu disposición en las empresas o centros que visites; a menos que sean de absoluta confianza, nunca conectes tus equipos a ellos, ni los uses para acceder a información confidencial.

Por último al volver, recuerda siempre pedir a tu experto en sistemas que analice los equipos utilizados en busca de virus y spyware, y cambia inmediatamente todas las contraseñas que hayas utilizado durante el viaje.

Leer artículo original en MurciaEconomia.com




Disfrute su viaje

Evite retrasos e inconvenientes, con un plan de cobertura para viajes. Consiga el suyo en minutos.

Asegúrese ya

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>